geometrías de sal

Los viajes de la tierra quemada


La SAL marina se produce tras un largo e interminable viaje del agua.

A través de miles de años pasando por territorios lejanos, los Fenicios, Griegos y Romanos ya valoraban la importancia de la SAL. Los romanos pagaban a sus funcionarios con SAL de ahí las raíces latinas del término actual salario y Aristóteles la llamaba « tierra quemada » ya que en su creación intervenían 4 de los elementos naturales : Agua para su formación, Tierra base impermeable para retenerla, Fuego en el calor del sol y Aire para ayudar a la evaporación.


El agua de mar en su movimiento ondular de millones de años ha desgastado todo tipo de minerales y piedras  existentes  en el planeta encontrándose luego estos en suspensión. Al evaporarse este agua en  las salinas deja en esos cristales de sal el mayor concentrado de minerales naturales que existe siendo la SAL, la única roca comestible por el hombre, el mejor alimento que la naturaleza ha creado..


La SAL nos regala ese viaje infinito por los mares que surcó Ulises, su paso por culturas milenarias, tierras inexploradas y lugares exóticos y extraños, transformando el entorno y creando un paisaje lunar lleno de contrastes. En las balsas donde descansa el agua de mar la vida bulle. Los microorganismos crecen dependiendo del grado de salinidad y tintan las aguas de diferentes colores : Rojos, amarillos, azules, rosas … A medida que el agua se evapora y aumenta la salinidad, la rica biodiversidad disminuye.

Al final del proceso, el periplo del agua acaba transformado en cristales de SAL:




Imágenes realizadas en :

Salinas de Fuencaliente en la isla de La Palma, España. Sitio de Interés Científico, Reserva de la Biosfera, España.


Fotografía de naturaleza, conceptual y abstractacreado en Bluekea